UNA AUTÉNTICA GUERRA PUBLICITARIA: CIUDADANOS DE SAN FRANCISCO COMBATEN PUBLICIDAD ANTI-ISLÁMICA CON ANUNCIOS DE LA NUEVA HEROÍNA DE MARVEL

En Mayo del año pasado una asociación llamada “American Freedom Defense Initiative”  (AFDI) colmó los buses de Washington de publicidad anti-islámica. Los anuncios que colocaron mostraban una imagen de Hitler junto a  Haj Amin al-Husseini al lado del lema “El odio hacia los judíos está en el Corán. Dos tercios de la asistencia social americana van a países islámicos. Detengamos el odio. Terminemos con toda la ayuda a los países islámicos”.

jew hatred

 

Estos carteles generaron gran controversia entre los ciudadanos. Su intento de establecer una conexión entre antisemitismo y el islam fue rápidamente rebatido pues los escritos del Corán mantienen siempre una postura de respeto frente al pueblo israelí. Sin embargo,  el contenido no pudo ser censurado al estar protegido por la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU, que protege la libertad de expresión entre otros derechos.

Estos mismos avisos aparecieron el 15 de enero de este año en autobuses de San Francisco. Las autoridades tampoco pudieron hacer nada por eliminarlos pero, el día de hoy, los protestantes encontraron una solución justa. Decidieron combatir este mensaje de intolerancia cultural, escudado bajo el derecho a la libertad de expresión,  con el filo de su propia navaja adhiriendo letreros con la moraleja opuesta justo sobre la publicidad anti-islámica.

 

ms marvel 1

 

ms marvel 3

Estos anuncios tienen como protagonista a la nueva Ms. Marvel. Este personaje es una creación de la escritora islamita Willow Wilson y el artista Adrian Alphona y se trata precisamente de una adolescente musulmana  que descubre que posee poderes como cambiar de forma y adopta el nombre de Ms. Marvel en honor a su heroína Carol Danvers (ahora llamada capitana Marvel).

ms marvel 4

El odio hacia el pueblo musulmán, mejor conocido como la “islamofobia”, debido a los atentados terroristas de los grupos islamistas radicales se está volviendo un sentimiento cada vez más generalizado entre los estadounidenses. Sin embargo, es importante remarcar que culpar a todos los seguidores de Mahoma por las acciones de ciertos conjuntos de individuos es una generalización de índole racista que puede perjudicar gravemente el marco de interculturalidad que la globalización ha permitido en los últimos años.

Casos como este o las publicaciones de Charlie Hebdo se han vuelto polémicos porque cuestionan los límites entre la libertad de expresión y el respeto intercultural. ¿Cuál es tu opinión frente a este dilema?

Fuente:

Co. create 

Anuncios